Categorías
Reseñas

Resistiré

La untuosa voz del locutor amasa lentamente las palabras: “Una irresistible tentación [breve pausa] de dulce de leche”. Es el comercial de radio AM (¿alguien escucha todavía AM? Pues yo sí) del alfajor La Recoleta.

Sabemos que las publicidades son por definición exageradas y en muchos casos lisa y llanamente mentirosas. Entre la del My Urban, que hasta donde yo sé no hizo ninguna revolución, y ésta, tenemos dos ejemplos perfectos. Porque de tentación, una vez que lo abrís, el Recoleta no tiene nada. Y de irresistible, menos. Más bien les convendría, queridos lectores, por vuestra salud, resistir lo más que puedan.

20160710_222217

El alfajor La Recoleta no merecería el calificativo de muy malo si se promocionara como el Grandote, pero se autodenominan “Premium” y tienen un paquete bastante pretencioso, y bajo esos parámetros da ganas de llorar.

Por cierto, este alfajor pesa 72 gramos y aporta 269 calorías. Se asemeja, en cuanto a tamaño e información nutricional, al Vauquita (80 gramos, 297 calorías). Son dos casos raros, porque siendo dobles pesan casi como un triple.

La sospecha comenzó, como suele ocurrir, al olerlo. Era definitivamente un olor dudoso, ambiguo, que tenía más de limón que de chocolate, galletita o dulce de leche. Al chocolate (a su imitación, porque es repostería) costaba percibirlo. Una exagerada cantidad de limón artificial para disimular otros olores —o bien su ausencia— es una jugarreta imperdonable, creadores de alfajores.

Por supuesto, estos temores se vieron confirmados cuando saboreé un pedacito de cobertura que salió volando al cortar al alfajor en dos. Ahí directamente emití un “mmm” audible. Pero no de placer, sino de desconfianza creciente.

20160710_223117

No sabía que tantas cosas podían estar mal en la consistencia de un alfajor hasta que probé el Recoleta. La cobertura es una aberración. Patinosa, de un sabor desde luego artificial, insignificante, y, lo peor, que se deshace en granitos al morderla. Y luego,permanece en las muelas tal como lo hace el baño de repostería del Guaymallén, como plástico o chicle. Se parecen tanto que hasta creí que me iba a dejar el paladar esa sensación tan extraña. Por suerte eso no ocurrió.

Luego, la galletita, que a pesar de que cuenta con la blandura adecuada, de a ratos se aísla del resto del alfajor y nos obliga a sentir su no-gusto, su insipidez extraordinaria. Si tienen la oportunidad, hagan la prueba de morder tan sólo cobertura y masa y vean qué experiencia tan desagradable. Es el sabor típico de un alfajor berreta, de uno muy barato.En muchos aspectos, el propio Jorgito o alfajores de ese precio lo superan con creces.

20160710_222956

En cambio, el dulce de leche lo salva del desastre, aun sin ser demasiado especial. La cantidad es generosa, pero no mayor a la de alfajores con relleno verdaderamente abundante como el Vauquita. Es muy cremoso, y ésa es una gran virtud, muy dulce, aunque tampoco es nada de otro mundo, y con un notable gusto a leche. Deja una sensación rara en la boca: las amígdalas quedan ardiendo levemente, como con la comida picante, y supongo que de ahí vendrá lo de “intenso”. Buoh. Lo único que es seguro es que esa “intensidad” deviene acidez en pocos instantes.

Pero como de todas formas el dulce de leche está bien, y es muy cremoso, y el resto de los componentes son al mismo tiempo blandos y en cierta medida, cuando no estorban, le ceden el protagonismo, el alfajor es comible. Sin embargo, en la relación precio-calidad es de lo peor que he probado.