Categorías
Reseñas

Una cobertura espantosa

¿Veinticuatro pesos por esto?*

Ésa fue mi primera reacción al masticar uno de esos pedacitos de cobertura que se descascaran durante la sesión de fotos previa a la deglución. Con particular facilidad se desprendía el “chocolate” en el caso del alfajor Volta, lo cual no era para nada un buen indicio, y al probarlo efectivamente me sentí estafado.

20161026_222219
60 gramos, 252 calorías.

Las cosas mejoraron un poco cuando di mi primer bocado. Es cierto que la cobertura —de supuesto chocolate, aunque bien podría pasar por baño de repostería— tiene la consistencia del papel de calcar y probablemente su gusto. Con ese olorcito a limón no engañan a nadie. Pero, por suerte, no todo el Volta es así.

En su interior nos encontramos una buena capa dulce de leche que, sin llegar a ser empalagoso, es intenso, y que sin perder cremosidad, es espeso. Claramente, la nota alta del alfajor. No te digo que justifica los veinticuatro pesos, pero justifica, ponele, doce de ellos.

20161026_222610.jpg

Hay todavía más: las entrañas del Volta no son sólo un dulce de leche bonito. Son la combinación maestra de dulce y galleta, sí señor. Una combinación tan interesante como la del Capitán del Espacio triple, por ejemplo. Es curioso cómo unas tapas casi sin sabor, casi saladas, y hasta un poco secas, se mezclan a la perfección con el dulce de leche, contrastando con él, o por lo menos evitando que el temidísimo sabor dulzón se apodere de nuestro paladar y eche todo a perder.

20161026_222601

Observen en la foto que la masa del Volta es una masa muy particular, de una textura como amigajada (sí, se dice así, giles), semejante a la del polvo. Por qué se fusiona tan bien con el dulce de leche es para mí, en parte, un misterio, pero está claro que la sensación que deja está buenísima.

En líneas generales, de todas formas, no vale la pena. A menos que el heladero les haga la gamba, les separe con sus manos la cobertura y les cobre quince pesos el ejemplar, el Volta, con este chocolate vergonzoso, no puede competirle a ningún alfajor serio.

*Al día de la fecha, veinte pesos sale el Cachafaz en el chino de enfrente. El Volta es el alfajor más caro que reseñé hasta acá.