Entrevistas 

El hombre que se tatuó a Jorgito

Los tatuajes encarnan el ideal de lo eterno. Dentro de la totalidad en que se inscriben —una vida humana— son infinitos. No hay mayor concesión, para un mortal, que la que se le hace a la cosa tatuada. Es entregarle la existencia, tanto terrenal como celestial, desde que, como ya informó la Biblia, la carne tiene tanto derecho a resucitar como el alma. Un catálogo de cosas tatuables daría cuenta de la espiritualidad de una sociedad dada: en la nuestra, la vieja es, sin duda, sacra (véase el pectoral izquierdo…

Leé más
Hallazgos 

Paraguay tiene alfajores (mejores que los de acá)

Hace ya medio año, Diego Bittar hizo el primer intento de enviarme sus alfajores de Paraguay. Fracasó. Acá la aduana es muy recelosa, y quedaron varados. De esa encomienda que constaba de una docena de alfajores yo recibí, apenas, una notificación por carta. La docena volvió, un mes más tarde, a Paraguay, tal vez ya vencida. Tiempo después, por medio de una amiga que viajó a Buenos Aires, logró sortear las barreras de la burocracia estatal y finalmente llegaron a mis manos los famosos alfajores paraguayos. Me llamaba la atención…

Leé más